9.6.10


Ya sos mayor de edad tengo que despedirte pesimismo. Años que te preparo el desayuno que vigilo tu tos de mal agüero y te tomo la fiebre que trato de narrarte pormenores del pasado mediato convencerte de que en el fondo somos gallardos y leales y también que al mal tiempo buena cara. Pero como si nada seguís malhumorado arisco e insociable y te repantigás en la avería como si fuese una butaca pullman. Se te ve la fruición por el malogro, tu viejo idilio con la mala sombra, tu manía de orar junto a las ruinas, tu goce ante el desastre inesperado. Claro que voy a despedirte no sé por qué no lo hice antes será porque tenés tu propio método de hacerte necesario y a uno lo deja triste tu tristeza amargo tu amargura alarmista tu alarma. Ya sé, vas a decirme no hay motivos para la euforia y las celebraciones y claro cuandonó tenés razón. Pero es tan boba tu razón tan obvia tan remendada y remedada, tan igualita al pálpito que enseguida se vuelve sinrazón. Ya sos mayor de edad chau pesimismo y por favor andate despacito sin despertar al monstruo.