9.12.13

En el fondo de su alma ella seguía esperando que sucediese algo distinto. Como los náufragos, dirigía su miradas desesperadas sobre la soledad de su vida, buscando encontrar una vela blanca entre las brumas del horizonte. No sabía qué estaba esperando, qué viento habría empujado hacia ella el acontecimiento deseado, a qué ribera la llevaría, si sería una chalupa o un barco de tres puentes, cargado de angustias o rebosante de felicidad hasta la borda.