10.8.12

Los hombres deben saber que es el encéfalo


"Los hombres deben saber que es el encéfalo, y sólo del encéfalo, de donde surgen nuestros placeres, alegrías, risas y bromas, así como nuestras penas, dolores, tristezas y lágrimas. Concretamente, a través de él, pensamos, vemos, oímos y distinguimos lo feo de lo hermoso, lo malo de lo bueno, lo agradable de lo desagradable... Es lo mismo que nos vuelve locos o delirantes, nos inspira miedo o pav
or, ya sea de día o de noche, nos produce insomnio, errores inoportunos, preocupaciones sin sentido, falta de motivación y actos contrarios a nuestros hábitos. Estas cosas que sufrimos proceden todas del encéfalo, cuando no está sano, pero se torna anormalmente caliente, frío, húmedo o seco, o sufre cualquier otra afección no natural a la que no está acostumbrado. La locura procede de su humedad. Cuando el encéfalo está anormalmente húmedo, necesariamente se mueve, y cuando se mueve ya no hay vista ni oído, pero vemos u oímos ahora una cosa y ahora otra, y la lengua habla según las cosas que se ven y se oyen en cada ocasión. Sin embargo, cuando el encéfalo está tranquilo, un hombre puede pensar correctamente."

Atribuído a Hipócrates.
Siglo V a.C.

7.8.12

"Si las puertas de la percepción fueran depuradas, todo aparecería ante el hombre tal cual es: infinito"

5.8.12

Estoy segura que la maldición cae sobre la que hace de celestina sobre sus amigos...

3.8.12



2.8.12

¿Por qué fumamos?

"Hace compañía al que se siente solo, es el amigo del soltero, la comida del hambriento, el consuelo del triste, el sueño del insomne, el fuego que calienta al que tiene frío"

Charles Kingsley

"Los pobres de las novelas fumaban para olvidar sus miserias. Los personajes de clase media fumaban con seriedad y discreción, respetando las pequeñas diferencias de rango que existian entre ellos, y que sólo ellos percibían; el hábito de fumar desempeñaba un papel similar al que en el siglo XX desempeñarian los coches de los viajantes de comercio, por ejemplo. En cuanto a los ricos, fumaban de forma frívola, derrochona o descuidada, dependiendo de los cosmopolitas que fueran y de si la riqueza les venia o no de familia."

Iain Gately